Principios y valores

principiosyvalores Respeto por el Ser Humano: La palabra respeto deriva del latín respectus que significa “atención” o “consideración”, es mirar al otro con veneración y deferencia. El respeto es un valor que permite al hombre reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del otro, y sus derechos.

Respeto por la Dignidad Humana: Reconocemos al hombre como un ser integrado y participante del cosmos y a la vez trascendente a este por la capacidad de su inteligencia y la grandeza de su libertad. Este valor singular que es la dignidad humana se nos presenta como una llamada al respeto incondicionado y absoluto. Todo ser humano por naturaleza es en sí mismo digno y merecedor de respeto más allá de toda convención social que pueda negárselo.

Honestidad: La honestidad constituye una cualidad humana que consiste en comportarse y expresarse con sinceridad y coherencia, respetando los valores de la justicia y la verdad. La honestidad no puede basarse en los propios deseos de las personas. Actuar en forma honesta requiere de un apego a la verdad que va más allá de las intenciones.

Solidaridad:
La solidaridad es la adhesión bienintencionada y comprometida a la causa del otro. Su raíz etimológica hace referencia a un comportamiento in--solidum, es decir, que se une la persona a los destinos del otro. Por lo tanto, ser solidario no es sólo dar ayuda, sino que implica un vínculo profundo con aquel al que se le brinda solidarida

 Servicio:
Derivada de la palabra latina servitĭum, la palabra servicio define a la acción y efecto de servir. Es la labor libre y voluntaria de estar a disposición del otro, siendo este el centro focalizador de toda su atención. Estamos para servir, es una de nuestras mayores y más preciadas máximas.
arbol 
 Compromiso: La palabra compromiso deriva del término latino compromissum y hace referencia a una obligación contraída o a una palabra dada. Nuestro máximo compromiso es para con el bienestar integral de nuestros residentes.

barra

Saber cómo envejecer es una obra maestra de la sabiduría.

Henri Frédéric Amiel