En el otoño de la vida...

5otoo
   “¿Qué es la vejez? A veces se habla de ella como del otoño de la vida -como ya decía Cicerón (9) -, por analogía con las estaciones del año y la sucesión de los ciclos de la naturaleza. Basta observar a lo largo del año los cambios de paisaje en la montaña y en la llanura, en los prados, los valles y los bosques, en los árboles y las plantas. Hay una gran semejanza entre los biorritmos del hombre y los ciclos de la naturaleza, de la cual él mismo forma parte.

    Al mismo tiempo, sin embargo, el hombre se distingue de cualquier otra realidad que lo rodea porque es persona. Plasmado a imagen y semejanza de Dios, es un sujeto consciente y responsable. Aún así, también en su dimensión espiritual el hombre experimenta la sucesión de fases diversas, igualmente fugaces.    

 A San Efrén el Sirio le gustaba comparar la vida con los dedos de una mano, bien para demostrar que los dedos no son más largos de un palmo, bien para indicar que cada etapa de la vida, al igual que cada dedo, tiene una característica peculiar, y " los dedos representan los cinco peldaños sobre los que el hombre avanza "

(10) Por tanto, así como la infancia y la juventud son el periodo en el cual el ser humano está en formación, vive proyectado hacia el futuro y, tomando conciencia de sus capacidades, hilvana proyectos para la edad adulta, también la vejez tiene sus ventajas porque -como observa San Jerónimo-, atenuando el ímpetu de las pasiones, acrecienta la sabiduría, da consejos más maduros.

(11) En cierto sentido, es la época privilegiada de aquella sabiduría que generalmente es fruto de la experiencia, porque " el tiempo es un gran maestro ".(12) Es bien conocida la oración del Salmista: " Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato " (Sal 90 [89], 12)”. 6otoo

Carta a los Ancianos

S.S. Juan Pablo II

barra

Cuando seas viejo en la carne, sé joven en el alma.
 Autor desconocido